El por qué de los Indios y Vikingos

Nota a los lectores: Como fruto de otra colaboración, nuestros compañeros de Indios y Vikingos nos han enviado el artículo que os ofrecemos a continuación. A cambio, y próximamente, podréis leer en su blog un texto de nuestra propia cosecha. Esperamos que disfrutéis con ambos escritos. 

 

Manuel de la Torre Sanz, co-autor de ‘Indios y Vikingos’ y estudiante de Periodismo en la UCM.

Existen varios nombres con los que poder referirse a los seguidores de los dos clubes mayoritarios de la capital: Real Madrid y Atlético de Madrid. Merengues o blancos –en el caso de la afición madridista- y colchoneros o rojiblancos –para referirnos a los atléticos- son los apodos más comunes y con los que más frecuencia aparecen en los medios de comunicación a la hora de hacer alusión a ambas hinchadas.

No obstante, existen otros dos sobrenombres de sobra conocidos por los amantes del fútbol: vikingos en el caso de los blancos e indios para referirnos a los simpatizantes del Atlético. El origen de ambos indicativos no está claro, ya que no existe una sola idea, sino varias teorías. Cuando se comenzó a hacer alusión, ambos términos tenían una connotación negativa o despectiva, que con el transcurso del tiempo han ido adoptando de manera positiva el público del Vicente Calderón y el Santiago Bernabéu, respectivamente.

Indios vs. Vikingos. Fuente: enfermosdelfutbol.com

Indios vs. Vikingos. Fuente: enfermosdelfutbol.com

La hipótesis más fidedigna hay que situarla a comienzos de la década de los 70. Hasta entonces, ningún futbolista foráneo podía jugar en los clubes españoles, salvo que se pudiese demostrar que el deportista contase con algún vínculo familiar en España. Tal circunstancia dio lugar a que los dirigentes agudizaran su ingenio para lograr la contratación de algunos de los mejores jugadores de la época.

Con la apertura del mercado en los 70, el Real Madrid, entonces presidido por Santiago Bernabéu, se fijó en fuertes, robustos y técnicos futbolistas teutones para reforzar su plantilla. Gunter Netzer, Paul Breitner, Jensen o Stielike comenzaron a desfilar por Chamartín. Por su parte, el Atlético puso sus miras en Sudamérica,  y futbolistas argentinos como Ayala, Heredia o Panadero Díaz se unieron a la entidad rojiblanca. A raíz de dichas contrataciones, los seguidores madridistas comenzaron a llamar indios a sus vecinos, dado la procedencia y aspecto físico (pelo largo) de los nuevos jugadores rojiblancos. En respuesta a tal provocación, aunque no se sabe a forma cierta, se cree que los primeros en utilizar este término fueron los merengues, siendo los de la ribera del Manzanares quienes ejercieron el turno de réplica, los seguidores rojiblancos comenzaron a utilizar la palabra vikingos para referirse al club madridista. Escogieron el nombre de una de las civilizaciones más brutales de la Edad Media, arrasaban allá por donde anduviesen, en clara alusión a la llegada de los potentes jugadores alemanes y su procedencia norteña, la misma que la de los vikingos. Los bigotes que portaban algunos de ellos también facilitaron el empleo de la palabra.

Existen otras teorías, pero menos demostrables que la anterior. Hay seguidores que creen que los rojiblancos son conocidos como indios, por la localización del estadio, junto al río Manzanares, y por su odio hacia los hombres blancos, como sucedía con los auténticos indios norteamericanos en plena batalla por la colonización del territorio por parte de la caballería de los descendientes de los primeros colonos.

En lo que respecta a la parte madridista, una crónica del diario británico The Times al ganar su quinta Copa de Europa en 1960, la pieza periodística afirmaba “El Real Madrid se pasea por Europa como antaño se paseaban los vikingos, arrasando todo a su paso”. Sin embargo no hay constancia que los seguidores de la época pasasen a identificarse con la comparación realizada por el tabloide inglés. Otra idea está ligada a la ubicación, más al norte que la de la sede del atlético, del estadio Santiago Bernabéu, al encontrarse en el Paseo de la Castellana, mientras que el Calderón se ubica en la parte sur de la capital.

Sin existir un principio absoluto del por qué a ambas hinchadas se las conoce como indios y vikingos, los que si está totalmente claro, es que cada una de ellas se encuentra totalmente identificada. La mascota del Atlético es un mapache con plumas, llamado Indy, mientras que las pancartas del Bernabéu en las que se recoge la expresión Orgullo Vikingo, son muy numerososas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Inmortaliza Madrid

Tus mejores fotografías y relatos sobre los rincones únicos de esta ciudad

indios y vikingos

Real Madrid y Atlético de Madrid. Un foro de información y curiosidad para los aficionados de dos equipos históricamente enfrentados

Con estilo y a lo loco

La moda está de moda

Género Neutro

Una forma feminista de ver la ficción audiovisual

A %d blogueros les gusta esto: