Archivo de la categoría: Cultatletas

Gino Bartali; su secreto mejor guardado

Gino Bartali

El bien se hace, no se pregona”

En los años 30, la Europa de entreguerras volvía a cavar trincheras, para resguardarse de lo que se anticipaba como un conflicto anunciado. Se iba desatando la irreflexión y empezaba a despertar la sed de venganza de aquella masacre, no tan lejana, que había sido la I Guerra Mundial.  El viejo continente quedó gravemente dañado y despojado durante mucho tiempo de la normalidad, incluso, de la deportiva. No obstante, en la Italia fascista hemos encontrado una historia especial que, hoy, en el Día Internacional de Conmemoración de las Víctimas del Holocausto, aporta un poco de luz a los oscuros años de mediados de siglo.

Los italianos tenían, por entonces, pocos entretenimientos que superaran la rivalidad entre una Roma y una Lazzio tremendamente ligadas a la política, hasta que llegaba el Giro. Con los últimos compases de la primavera, las carreteras se inundaban de apasionados de la bicicleta que, curiosamente, en los años anteriores a la II Guerra Mundial, iban a ver nacer a su gran estrella; Gino Bartali, un joven toscano que descubrió su pasión por el ciclismo mientras trabajaba en una tienda de reparación de bicicletas.

Gino Bartali, 1936

La carrera de Baratali empezó a despuntar muy pronto y, en 1936, se hizo con el Giro. Alcanzar cotas tan altas, con sólo 22 años, hacía soñar a los italianos con un héroe nacional capaz de vencer en competiciones fuera de sus fronteras. Y, así fue. En 1938, le dio a la Italia de Mussolini el primer Tour de Francia, lo que sirvió para el delirio del Duce, que deseaba ver a los franceses derrotados en su competición reina y, para ligar su imagen al Régimen fascista de por vida.

Bartali nunca lo desmintió, pero su historia, la que ahora conocemos, habla de una realidad muy diferente; de un Bartali humano que luchaba, aprovechándose de esa relación con el Partido Nacional Fascista, por salvar la vida de más de 800 judíos.

Cada día realizaba sus entrenamientos por las carreteras de la Toscana, evadiendo los controles policiales, simplemente diciendo su nombre. Cuando los gendarmes sospechaban de su regular actividad en aquellos años de competiciones suspendidas, él decía que no quería perder su estado de forma para volver a las carreras y, la policía, deshecha en elogios, le dejaba continuar sin rechistar.

Lo que no se imaginaban era que Bartali llevaba documentos ocultos en el cuadro de su bicicleta o debajo del sillín, para los judíos residentes en Italia. Gino se desplazaba varios kilómetros de monasterio en monasterio para facilitar la falsificación de documentos que permitieran salir del país a las personas objeto de la ira nazi. Así, el ciclista depositaba la documentación necesaria en un edificio religioso y Giorgio Nissim, cabecilla de la trama, elaboraba una nueva identidad que volvería a ser transportada por Gino hasta los judíos escondidos.

BartaliLa valentía de Bartali le devolvió la esperanza a más de 800 familias que vivían bajo amenaza de muerte. Sus gemelos se fortalecieron por las cumbres italianas pero, aún más lo hizo su corazón, porque él  era consciente de que sus mejores años como deportista se los estaba llevando la guerra. El punto álgido de la carrera deportiva de un ciclista está entre los 26 y 31 años, justo la época que dejó de haber competiciones por el conflicto. Para cuando retomó el pulso de las carreras, otro corredor, Coppi, con el que disputó las más grandiosas batallas que se recuerden en el país del Renacimiento, gozaba de una juventud que Gino se había dejado por los escarpados recovecos italianos.

Bartali murió en el año 2000 sin haber contado nunca su historia. Hoy la conocemos gracias a los herederos de Giorgio Nissim, que han hecho público el diario de su padre que lo involucraba en esta red tan humana y, a la vez, tan peligrosa.

Dicen que el hombre saca lo peor de sí mismo en las guerras y que ningún conflicto se parece a otro pero, con la historia en la mano, me atrevería a decir que sí hay algo que tienen en común los enfrentamientos bélicos; el sinsentido. Y, ya que estamos desmintiendo dichos, con leyendas como las de Bartali me gusta pensar que, a veces, entre la oscuridad, somos capaces de dar lo mejor de nosotros mismos por aportar un poco de luz.


‘Naranjito’, una mascota inolvidable

José Luis Tijerín 

Una de las cosas más graciosas que tiene el fútbol son las mascotas de los clubes o de las competiciones. Es bastante común ir a un estadio y ver a la graciosa mascota del equipo local ‘revoloteando’ alrededor del terreno de juego y acercándose a las gradas para poner una sonrisa en la cara de los aficionados, los cuales suelen posar con ella para hacerse fotos. Esto también pasa en campeonatos como, por ejemplo, los Mundiales de fútbol, un torneo en el que por encima de todas las mascotas destaca una que es inolvidable e inigualable: ‘Naranjito’.

Naranjito, la mascota del Mundial de España 82’.Foto: vigoalminuto.com

Naranjito, la mascota del Mundial de España 82’.
Foto: vigoalminuto.com

Y es que ‘Naranjito’ es inolvidable e inigualable por varios motivos: Primero, porque fue la mascota del primer y, de momento, único Mundial que se ha disputado en nuestro país: el de España 82’. Segundo, porque nunca antes y, por ahora, nunca después, una Copa del Mundo de selecciones de fútbol ha tenido como mascota a una fruta. Y tercero, porque, aunque en este pasado 2012 se han cumplido 30 años de su aparición, ‘Naranjito’ cada vez está más de moda, ya que aún hoy se venden bastantes camisetas y diversos productos con su imagen.

El entrañable ‘Naranjito’ fue obra de José María Martín Pacheco y de Dolores Salto Zamora, dos creativos de la agencia de publicidad Bellido cuya propuesta superó a otras casi 600. La idea le surgió a Martín Pacheco cuando, tras ver los naranjos de la Plaza Nueva de Sevilla, pensó que la mascota del Mundial de España 82’ podría ser una naranja cuyo nombre sería ‘Naranjito’.

Aunque al principio ‘Naranjito’ se llevó bastantes críticas porque no gustaba mucho, finalmente acabó ganándose el corazón de los aficionados españoles, que cada vez le tenían más cariño a esa sonriente naranja con cachetes rojos y ojos verdes que iba vestida con la equipación de la Selección española de fútbol.

En aquel año 1982 fueron muchos los productos en los que aparecía ‘Naranjito’, desde muñecos hasta camisetas y caramelos, pero la mascota del Mundial de España 82’ no se quedó sólo ahí, ya que también fue la protagonista de una serie de dibujos titulada “Fútbol en acción”, cuyo tema principal era el fútbol y en la que se podían ver las aventuras de ‘Naranjito’, quien estaba acompañado por ‘Clementina’ (su novia) y por sus amigos ‘Citronio’ y el robot ‘Imarchi’.

Esta serie fue producida por Claudio Biern Boyd para Televisión Española (TVE), y contó con el asesoramiento deportivo de Alfredo Di Stéfano (ex jugador de la Selección española y del Real Madrid, entre otros equipos, y considerado uno de los mejores futbolistas de la historia) y con la voz del periodista Matías Prats, todo un referente para la profesión periodística.

 

‘Naranjito’, el mejor recuerdo del Mundial de España 82’.

‘Naranjito’ endulzó la amarga actuación de la Selección española en el Mundial 82’. En Primera Ronda, ‘La Roja’ quedó encuadrada en el Grupo 5 junto con Honduras, Yugoslavia, e Irlanda del Norte. El combinado español disputó en el estadio de Mestalla (entonces llamado Luis Casanova) los partidos ante estos tres rivales, y el saldo fue de empate a uno con los hondureños; victoria por 2-1 ante los yugoslavos gracias los goles de Juanito (de penalti) y de Enrique Saura; y derrota por 1-0 ante el cuadro norirlandés.

A pesar de este balance, España logró pasar a la Segunda Ronda, donde quedó encuadrada en el Grupo 2 junto con la República Federal de Alemania e Inglaterra. Así pues, tras perder 2-1 ante los germanos y tras empatar a cero ante los ingleses (siendo ambos partidos disputados en el estadio Santiago Bernabéu), el equipo español quedó eliminado del Mundial.

Italia ganó esta Copa del Mundo tras vencer en la final a la República Federal de Alemania. De esta forma, la escuadra ‘azzurra’ levantó su tercer título Mundial, tras los conquistados en 1934 y 1938 (actualmente tiene cuatro, ya que ganó el Mundial de Alemania 2006).

Aunque el rendimiento de la Selección española en el Mundial 82’ no fue todo lo bueno que cabía esperar, esta competición siempre será gratamente recordada en España por ‘Naranjito’, todo un icono inolvidable cuya sonrisa es imborrable.

MÁS SOBRE ‘NARANJITO’.

 Imágenes de la serie “Fútbol en acción” emitidas en el programa “La tele de tu vida”, de Televisión Española (TVE).

http://www.youtube.com/watch?v=6TYTzxyeXHM

  La canción de ‘Naranjito’.

http://www.youtube.com/watch?v=YUywcMKGUBQ

 Apertura de la serie “Fútbol en acción”.

http://www.youtube.com/watch?v=kcyaaUZJbCs

 Fragmento del programa “25 años del Mundial 82’”, de Canal +.

http://www.youtube.com/watch?v=95Nh57NiVqU

 Galería de fotos en Libertaddigital.com sobre ‘Naranjito’, en la que también hay imágenes de ‘Cobi’ (Mascota de los Juegos Olímpicos de Barcelona 92’) y de ‘Curro’ (Mascota de la Expo de Sevilla del año 1992).

http://www.libertaddigital.com/fotos/mascotas-chic-1004805/3-81ALBUMNARANJITO-RETRO-.jpg.html#18-91-MARISCAL-electrodomesticos.jpg

 


España, país de mitos deportivos

Hoy en día el deporte español está en su esplendor, elevando a sus deportistas a la categoría de mitos, que pasarán a la historia por tener pendientes a todo el país de sus hazañas.

Bien conocidos son “esos locos bajitos” que componen la selección española de fútbol, capitaneada por Casillas, que consiguieron la gesta de lograr Eurocopa, Mundial y Eurocopa. Un poco más alto son “nuestros” jugadores de baloncesto, destacando Pau Gasol. También muy conocidas son las sirenas de plata, que pusieron la natación sincronizada en boca de todos mientras se codeaban con las rusas y las chinas en los JJOO.

Y la lista es interminable, pues hoy los deportistas españoles están entre los mejores del mundo, y nos creemos que es algo nuevo.

El deporte español, desde su nacimiento, ha tenido grandes nombres que se han convertido en mitos, que han tenido en vilo a millones de personas, cuyos nombres recordarán nuestros padres y abuelos. Esos deportistas cuyas gestas eran revividas, se contaban como cuentos antes de dormir a los niños y hacían soñar a un país que había sufrido mucho.

Todos estos grandes deportistas, desde Ricardo Zamora, legendario portero que da nombre al premio más importante de los zagueros en España y que deslumbraba allá por los años 20, hasta Andrés Iniesta, el autor del gol que le dio a La Roja su primer, y hasta el momento único, Mundial de Fútbol, están recogidos en el libro Los mitos esenciales del deporte español, del profesor Antonio Rivero Herraiz.

Es un libro de obligatoria lectura para todos aquellos curiosos del deporte, aquellos que no se quieran quedar solo con los éxitos actuales, que indudablemente también aparecen. De fácil lectura, el autor nos introduce brevemente en las diferentes épocas del deporte español, para después presentarnos en orden a estos mitos deportivos con una breve ficha y una fotografía, con los datos imprescindibles para conocerlos un poco.

Uno de estos mitos esenciales que aparece en el libro es Lilí Álvarez, deportista nata que destacó en tenis, siendo ganadora del doble de Roland Garros en 1929 y finalista tres años de Wimbledon, en este caso de manera individual. Pero destaca, sobre todo, por ser junto a Rosa Torres, la primera española en acudir a unos JJOO en 1924.

Lilí Álvarez en su primera final de Wimbledon

Lilí Álvarez en su primera final de Wimbledon

Tiempos difíciles fueron los de la postguerra. Los deportistas que destacaban en esta época eran la viva imagen del esfuerzo y el triunfo, eran verdaderos ídolos. Uno de ellos fue Federico Martin Bahamontes, campeón del Tour de Francia en 1959 y ganador de varias etapas de montaña del mismo.  Antonio Rivero recoge en su ficha una de las anécdotas que caracterizan a este gran cicilista, y es que durante la ronda gala, después de “reventar” a todos subiendo La Romeyre con el tubular destrozado por una piedra, se sentó a tomar un helado mientras los reporteros franceses no entendían nada (página 36 del libro).

Bahamontes durante el Tour de 1959

Bahamontes durante el Tour de 1959

Hoy, cuando hablamos de tenis, se nos viene a la mente el nombre de Rafa Nadal. Pero antes que él, en los años 60 Manolo Santana llevó este deporte a todos los medios de comunicación, con sus victorias Roland Garros, US Open y Wimbledon, todos campeonatos de Grand Slam. El tenis pasó de ser un deporte considerado elitista a llegar a todos los estratos de la sociedad.

Santana alzando el trofeo de Wimbledon

Santana alzando el trofeo de Wimbledon

El boxeo español también ha tenido grandes días de gloria, con nombres como Paulino Uzcudun, 3 veces campeón de Europa de los pesos pesados, el cubano nacionalizado español José Legrá campeón de peso pluma a nivel europeo y mundial, o el gran Pedro Carrasco, considerado el boxeador español con más prestigio internacional.

Vídeo con fragmentos de combates de Urtain y de Carrasco

Con la llegada del color, llegaron “nuevos” deportes en los que destacaban los españoles, como el atletismo, el motor o la natación.

Por supuesto, para saber más, mejor hacerse con un ejemplar de Los mitos esenciales del deporte español. Si alguien no lo encuentra, en la biblioteca de la UCM estará seguro.


Inmortaliza Madrid

Tus mejores fotografías y relatos sobre los rincones únicos de esta ciudad

indios y vikingos

Real Madrid y Atlético de Madrid. Un foro de información y curiosidad para los aficionados de dos equipos históricamente enfrentados

Con estilo y a lo loco

La moda está de moda

Género Neutro

Una forma feminista de ver la ficción audiovisual

A %d blogueros les gusta esto: