Deporte sin violencia, el Tchoukball

Hay personas que no están hechas para practicar deporte, que no les gusta la agresividad y la violencia que entrañan la práctica de la mayoría de los deportes de equipo.

Para todas estas personas, se desarrolló en los años setenta el Tchoukball, de la mano del biólogo suizo Hermann Brandt. Ya desde el principio el desarrollo de este deporte interesó a la comunidad internacional, creándose en 1971 la FITB, siglas que pertenecen a la Federación Internacional de Tchoukball, con sede en Ginebra, y a la que pertenecen más de 40 países.

Este deporte, que pretende favorecer actitudes de paz, concordia y respeto, es bastante sencillo de jugar.

En una pista de cuarenta metros por veinte, a cada extremo se coloca un arco, que es una especie de trampolín sobre el que tiene que rebotar la pelota, cuyo tamaño es de un metro cuadrado. Desde el arco se proyecta un semicírculo que mide tres metros en todas las direcciones.

Arco de Tchoukball/ Imagen de maryeducacionfisica.blogspot.com

Arco de Tchoukball/ Imagen de maryeducacionfisica.blogspot.com

Cada equipo dispone de 7 o 9 jugadores en pista, dependiendo del tamaño de la cancha, que trataran de anotar puntos con la pelota en cualquiera de los arcos.  Es decir, en el Tchoukball no existe un lado del campo determinado para cada equipo. Para anotar, los jugadores deben lanzar la bola sobre los arcos y que ésta rebote en la pista. Los jugadores del equipo contrario, para impedir que los contrincantes anoten, deberán tratar de cazar la pelota al vuelo y que ésta no bote en el suelo.

En el Tchoukball está totalmente prohibido el contacto físico, por lo tanto no existe la figura del defensa o marcador como en otros deportes, y no se puede interceptar el pase del equipo atacante. Cada equipo podrá  realizar un máximo de tres pases en cada jugada. Los jugadores no estarán más de tres segundos con el balón y no tampoco podrán dar más de tres pasos.

Por lo tanto, en este deporte mezcla del Voleibol y el Balonmano, los jugadores atacan y defienden sin parar durante los 45 minutos que dura el partido, dividido en tres tiempos de 15 minutos cada uno. Además los cambios se realizan sin perder nada de tiempo.

Partido de Tchoukball/ Imagen de birdseyeview.animus3.com

Partido de Tchoukball/ Imagen de birdseyeview.animus3.com

Por sus características en defensa de un deporte sin violencia y contacto físico, la UNESCO rebautizó esta disciplina como “Deporte de la Paz”.

En España el Tchoukball es poco conocido, al menos para la mayoría de personas adultas, ya que apenas aparece en los medios de comunicación. Sin embargo, la asociación AFEPADAL se está encargando de promocionar este deporte en los colegios. Fue el profesor Manuel Martínez Gámez el primero en introducirlo en nuestro país, en 1990, con una variante que denominó El Rebotón, que llevó por colegios de toda la geografía española.

Pero no ha sido hasta 2010 cuando la difusión del Tchoukball ha cogido un gran impulso, gracias al profesor Martínez Gámez y el jugador brasileño Robson Silva, además de la Asociación Española de Tchoukball, con la organización de varias jornadas sobre este deporte.

El año pasado, se celebró el Primer Trofeo Relámpago a nivel nacional en España. Y todo gracias al gran impulso que le están dando tanto la asociación nacional de este deporte como el blog http://tchoukballspain.wordpress.com donde encontrareis todo lo necesario para conocer más a fondo este magnífico deporte.

En los medios nacionales, La Sexta realizó un reportaje en 2011 sobre el combinado nacional masculino de Tchoukball ante su participación en el Mundial de Ferrara.


La Segunda B se merece una oportunidad

Los jugadores del Real Jaén celebran un gol en su estadio, La Victoria, durante la fase de ascenso de la pasada campaña ante la Ponferradina. (www.ideal.es)

Los jugadores del Real Jaén celebran un gol en su estadio, La Victoria, durante la fase de ascenso de la pasada campaña ante la Ponferradina. (www.ideal.es)

Antonio José Mora. Estudiante de Periodismo en la UCM.

Hablar de la Segunda división B del fútbol español no tiene mucho gancho para algunos de los amantes de este deporte, que se agolpan más en Primera división o incluso en Segunda. Estas divisiones aglutinan prácticamente el interés del panorama nacional futbolístico. Es difícil, por no decir imposible, ver algún vídeo de lo ocurrido en una jornada de Segunda B en los informativos. “Demasiados equipos y partidos”, dirán algunos, razonadamente, pues esta categoría posee cuatro grupos de veinte equipos cada uno. Eso sí, también se les podría argumentar que sólo los cuatro primeros equipos se clasifican para un hipotético ‘play off’ de ascenso a Segunda, o que otros cuatro se juegan el descenso, de los cuales tampoco es fácil ver los resúmenes de algún encuentro, a no ser que haya ocurrido algo insólito -gol desde el centro del campo, por ejemplo-. La verdad es que en la Segunda B ocurren muchos más hechos interesantes que un gol que se da rara vez. En los estadios de esta categoría huele a fútbol, más allá de los problemas que azotan día sí, día no, a las divisiones más nobles.

En lo deportivo, existen aficiones ávidas de ver a su equipo cada fin de semana, de empujarlo hacia la victoria. Sobre el césped, puede acontecer un gran partido o un encuentro que no destaque en nada. Todo puede ocurrir en la Segunda B, de donde nacen futbolistas que podrían jugar casi con toda seguridad en equipos de élite. Las personas que tienden a despreciar la Segunda B, deberían darse cuenta de que muchos de sus ídolos provienen de la categoría de bronce del fútbol español. De hecho, hoy en día, muchos aficionados -los más ‘puritanos’ de este deporte- pondrían la mano en el fuego por futbolistas a los que vislumbran un gran futuro en Primera. En ocasiones se torna en futuro incierto, pero la Segunda B ofrece tantas posibilidades que un nombre puede triunfar en dicha categoría y encontrarse en un Mestalla, Santiago Bernabéu o Camp Nou, por ejemplo, en la siguiente jornada. Los casos del Real Oviedo o del Tenerife, entre otros, son buenos ejemplos de ello y de una existencia de una gran afición en la Segunda B, pero también llaman la atención casos de aficiones menores, como la del Real Jaén.

Este equipo, natural de la provincia de Jaén (Andalucía), consigue llevar una media aproximada de 3.000-4.000 personas cada partido disputado en su estadio, La Victoria. El club se fundó el 13 de agosto del año 1922, habiendo cumplido el pasado año la nada despreciable edad de 90 años. 90 años de historia en los que han ocurrido muchas alegrías, tristezas, incluso miedo por desaparecer. Hoy en día, el Real Jaén se mantiene firme, esperando su oportunidad para saborear la Segunda división. Durante la temporada regular, los socios que se dan cita en el estadio sufren o se alegran según el paso de su equipo entre victorias impactantes, logros esperados, o derrotas que, por el contrario, no se esperan. Pero en los ‘play offs’ de ascenso todo cambia: la ciudad se engalana y el estadio acoge la palabra ‘lleno’ como su compañera durante todas las eliminatorias. Se trata de otro ambiente distinto, igual que en todas las ciudades que logran clasificarse para este ‘play off’, que se compone de tres eliminatorias a ida y vuelta si el equipo consigue clasificarse segundo, tercero o cuarto en la tabla (enfrentándose a los segundos, terceros y cuartos de los demás grupos). Por otro lado, los primeros clasificados se enfrentan entre ellos, logrando el ganador de la eliminatoria subir directamente a Segunda (el perdedor pasaría a disputar otras dos eliminatorias con los que quedan de los nombrados duelos entre segundos, terceros y cuartos).

Y esta esfera inigualable que se da en el ‘play off’ hace ver que la Segunda B está rodeada de cierta magia. Todos los seguidores que llenan los estadios van a ver partidos de Segunda B, no hay que olvidarlo. En el caso que nos ocupa, el Real Jaén ya batió un récord de asistencia en su campo en el año 2008, cuando reunió a más de 17.000 personas para presenciar la última eliminatoria frente al Villarreal B. En aquella ocasión no pudo ser, aunque estuvo muy cerca, pero en la temporada siguiente el registro de seguidores fue prácticamente el mismo. Así, la Segunda B enseña muy bien sus cartas, con equipos más humildes pero que son capaces de batir marcas de asistencia o dejar para el recuerdo innumerables encuentros que nada tienen que envidiar a algunos de Primera división. Por no recordar que esta categoría sirve de trampolín para muchos de los futbolistas que ven consolidada su carrera en un equipo de la élite. Que se lo digan a Sergio Busquets, que pasó de jugar en Tercera a disputar partidos de Primera en apenas un año.

En el caso del Jaén, un equipo con un presupuesto más humilde, también ha habido algunos casos llamativos. Esta misma temporada, José Mari, centrocampista que tuvo buena parte de culpa en los méritos del conjunto jiennense la pasada campaña, milita en las filas del Real Zaragoza y Manolo Jiménez lo está usando bastante más de lo que cualquiera pensaría viniendo de Segunda B. Manu Del Moral, hoy en el Sevilla previo paso por el Getafe, también tuvo su paso efímero por las categorías inferiores del Jaén; o Paco Sutil, futbolista jiennense que fichó por la Real Sociedad aunque hoy se encuentre en Segunda división con el Real Murcia. Y con estos nombres, quizás no de ‘cracks’ tan sonados, un equipo de Primera puede ser competitivo y realizar un gran juego, el que se puede ver en Zaragoza en ocasiones o el que se vio en el Getafe hace algunas temporadas. Porque la Segunda B alberga buen juego y grandes encuentros, y futbolistas que pueden convertirse en el futuro inmediato de un equipo de élite. La Segunda B merece una oportunidad.


¡Comienza la Liga de Goalball!

El fin de semana pasado ha comenzado el campeonato de Primera División Femenina de Goalball.

Durante los días 19 y 20 de enero se disputaron catorce partidos, en el que se enfrentaron los siete equipos que participan este año en la liga, esto es, uno menos que el anterior año, tras la desaparición del Canarias Cludeón.

Por lo tanto, los clubes que lucharán este año por alzarse con el campeonato son el madrileño Tetuán, que defiende título, Murcia, Aragón, Madrid, Cataluña, Tenerife y Sevilla.

En esta primera jornada, celebrada en Madrid, se impuso claramente Sevilla, que ganó sus cuatro partidos y lidera la clasificación, seguida de Aragón y Murcia, con una derrota cada una. Las vigentes campeonas sólo pudieron ganar dos de sus cuatro partidos, perdiendo los otros dos disputados. Al final de la clasificación se encuentra un veterano equipo como es Madrid, que no pudo vencer ningún encuentro.

La siguiente jornada se disputará el 23 y 24 de marzo, también con sede en Madrid, pero mientras, el próximo fin de semana, 26 y 27 se jugará la segunda jornada de la Primera División Masculina, también en Madrid.

El Goalball es el único deporte paralímpico que se creó específicamente para personas invidentes o con deficiencia visual. Fueron el alemán Hans Lorenzen y el austríaco Seep Reindl los que pusieron en marcha este juego dentro de un programa de rehabilitación de veteranos de la II Guerra Mundial.

En 1972 el Goalball se introdujo como deporte de exhibición en los Juegos Paralímpicos de Heidelberg (Alemania) y cuatro años más tarde, durante los Juegos de Toronto (Canadá), se introdujo como modalidad oficial en categoría masculina.

Hasta 1984 no llegó la categoría femenina a los Juegos Paralímpicos.

En España, el primer campeonato nacional se celebró en Alicante en 1991. Un año después se consolidó con los Juegos de Barcelona.

Jugadoras de Goalball. /Foto: Canadianblindsport

Jugadoras de Goalball. /Foto: Canadianblindsport

Las reglas del Goalball son sencillas. Cada equipo consta de tres jugadores en pista y hasta un máximo de tres sustitutos. Con una pelota que lleva en su interior cascabeles para ser localizada, los equipos deben tratar de anotar tantos, lanzándola de tal manera que antes de traspasar la línea de gol la pelota haya tocado el suelo como mínimo en una ocasión, por lo que lo más habitual es que rueden la pelota.

Para compensar las diferencias visuales entre un invidente total o una persona con cierto grado de visión, todos los jugadores están obligados a llevar un antifaz, y en algunas competiciones, un parche oclusivo.

Cada partido de Goalball se divide en dos mitades de 10 minutos cada una, con un descanso por medio de tres minutos. Durante el partido, se pueden pedir tiempos muertos, de 45 segundos de duración, limitados a tres por equipo. No se puede solicitar otro tiempo muerto al menos hasta que se haya efectuado un tiro.

Los jugadores que sean cambiados durante el partido pueden volver a la pista, pero eso sí, cada equipo tiene un máximo de tres sustituciones en tiempo oficial y una más durante la prórroga.

Un dato importante sobre el Goalball es que si un equipo lleva diez goles de diferencia con el contricante, el partido terminará de forma inmediata con el resultado que haya en ese momento.

Imagen de un partido de Goalball /Foto: efdeportes

Imagen de un partido de Goalball /Foto: efdeportes

Este deporte, cuyo juego se basa principalmente en el sentido auditivo para detectar la trayectoria de la pelota, aporta innumerables beneficios a los que lo practican, entre los que se encuentran la orientación en el espacio, la capacidad de concentración o físicos como el desarrollo de la vía de resistencia anaeróbica o la velocidad de desplazamiento.

Para más información:

www.fecd.es

http://es.wikipedia.org/wiki/Goalball

http://www.ibertalleres.com/


Inmortaliza Madrid

Tus mejores fotografías y relatos sobre los rincones únicos de esta ciudad

indios y vikingos

Real Madrid y Atlético de Madrid. Un foro de información y curiosidad para los aficionados de dos equipos históricamente enfrentados

Con estilo y a lo loco

La moda está de moda

Género Neutro

Una forma feminista de ver la ficción audiovisual

A %d blogueros les gusta esto: