Archivo de la etiqueta: boxeo

Unidos por una pasión: el boxeo

Jaime de la Fuente, 22 años. Graduado en Economía por la UC3M.

¿Qué es lo que podrían tener en común un estudiante de aeronáuticas, un mecánico, un graduado en economía, un estudiante de publicidad o una profesora de inglés? ¿Quizás es la pasión por el Real Madrid? Es posible que de tantos seguidores, unos cuantos cumplan estos requisitos… pero no, no son ellos los que de lunes a jueves se reúnen y olvidan el estrés del trabajo, apartan sus diferencias salariales, se enfundan unos guantes y mientras siguen las instrucciones del profesor, su mente desconecta.

Muhammad Ali. Fuente: dentrocine.com

Muhammad Ali. Fuente: dentrocine.com

Tras el calentamiento con la comba, algunos rezagados charlan mientras terminan de colocarse las vendas, algo útil si no quieres que se abra tu muñeca. Al oír el pitido, comienza la sombra. Ya sea en el ring o bien dispersos por la sala todos practican sus movimientos. Izquierda entrando, izquierda entrando… crochet de izquierda! No, no ha lanzado esa derecha, le ha sorprendido con esa izquierda al pómulo. Obviamente no hay golpe ni lamentos, ni toalla proveniente de la esquina. Durante la sombra cada uno  trabaja individualmente aquello en lo que cree que ha de mejorar, aquellos pasitos, el movimiento de cintura, el golpe que me dijo ayer el profesor que entraba tan bien, a ver si es así…no, así es muy ortopédico… quizás si me inclino hacia este lado… si, así es más natural.

Tras tres asaltos contra nuestro peor enemigo imaginario, es hora de enfundarnos los guantes; la cosa parece que se pone seria. Pero ¿Quién quiere ir a un sitio a que le golpeen? Poca gente parece tener ese espíritu ‘masoca’. Quizás si hacemos que se sientan seguros primero, que aprendan que no van a recibir, que también se van a defender, que van a esquivar y que van a aprender a competir, a controlar la ira y entender que es un deporte, igual así, sí. Es por ello que de lunes a miércoles las clases son un entrenamiento en donde el concepto de combate queda relegado a la sombra y el del rival, a tu imaginación. Aunque todos tienen en mente que el día del guanteo podrán aplicar todas esas técnicas aprendidas, hoy no es el día, hoy toca aprender.

De esta manera la hora pasa entre asaltos de tres minutos y descansos de uno, en los que el profesor aprovecha para explicar los movimientos y combinaciones que toca aprender y que deberemos tratar de poner en práctica ese jueves.

   – ¡Izquierda, derecha, pasamos su izquierda por el interior y buscamos el hígado! ¡Como si estuviéramos guanteando!… pero no os olvidéis de poner el guante cuando os golpeen-

   –  Bien, bien, eso está bien, pero cuando pases su izquierda mantén el guante en el pómulo, si no, podemos llevarnos su derecha de recuerdo-

   – Eso es, pero termina de golpear con la izquierda, termina el golpe no lo dejes a medias-

   – Muy bien chicos, fuera guantes vamos a hacer abdomen-

Abdomen. Los más sedentarios y por decirlo de alguna manera suave voluminosos, sonríen. Nos tumbamos al suelo y a menos que tengas alguna lesión justificable, no hay nada que te excluya de fortalecer tu cuerpo. Los golpes vienen y van y siempre duelen menos si tenemos una buena armadura, aunque sea solo musculo, pero que pueda resistir. Con las últimas lumbares terminamos. Saludo a mi compañero de la derecha, a mi pareja, saludo a mis compañeros, al profesor y a mis amigos. Saludo a toda esa gente que comparte esa pasión, que se atrevió a probar un día; eliminó los clichés que se le atribuyen de deporte violento y que lo relegan a un ámbito más barriobajero para algunas personas. Mañana es jueves y toca Guanteo. Hoy tendré que descansar pues mañana me toca pensar, practicar los golpes, recordar las combinaciones, ejercitar cuerpo, resistencia y mente. Y lo mejor de todo es que cada tres minutos, mi rival y compañero discutirá conmigo mis fallos y aciertos. Y durante esa hora no habrá diferencias de ideología o de profesión, nuestras mentes desconectaran y solo estaremos unidos por una misma pasión.

Anuncios

Puños a cuadros

Parece que Muhammad Ali, uno de los boxeadores más grandes de todos los tiempos, acertaba al decir que “los campeones no se hacen en gimnasios, sino que están hechos de algo inmaterial que tienen muy dentro de ellos”. Quizás se estaba refiriendo al valor que los hace soportar cada golpe y, además, ser capaces de devolverlo con más fuerza o, a lo mejor, estaba apuntando a la inteligencia.

Aquello queda libre para la interpretación pero, hoy ya tenemos algo deportivo a lo que referirnos si unimos la fuerza y la inteligencia: el CHESSBOXING. Hilemos un poco más fino. Imagínense un ring en el que entre asalto y asalto, ambos jugadores echan una partida de ajedrez. ¿Suena raro, verdad?  Pues no pierdan detalle, porque es tan inusual como querer mezclar arena y sal y, sin embargo, está funcionando.

Esta fusión entre ajedrez y boxeo, nació en 2003 en Alemania y, a día de hoy, está muy extendido por el norte de Europa. La idea fundamental es llevar al límite la calidad física y psíquica de los participantes que tienen que ganar en ambas disciplinas para salir vencedores del cuadrilátero.

Un combate de CHESSBOXING consta de once asaltos; seis de ajedrez y cinco de boxeo, que van intercalándose en el mismo ring. Para cada parte hay un tiempo y si se sobrepasa el reglamentado en la partida intelectual, la pelea queda decidida de forma inmediata. Entonces, entramos en un combate de hasta cinco minutos, dejando uno de pausa entre ronda y ronda para que los rivales se preparen (ya sea quitándose o poniéndose los guantes). Al terminar la pugna, los jugadores se sientan de nuevo y, con unos casos con música clásica, comienzan una partida de ajedrez que sumará puntos a lo que hagan con los puños.

El ganador es el primero que logra un jaque-mate o deja K.O. a su oponente. También se considerarán los tiempos, de tal forma que, si uno excede el tiempo límite o su tarea en la partida de ajedrez queda eliminado. Así mismo, el árbitro puede interrumpir la pelea o la jugada por malas prácticas. Si el enfrentamiento de ajedrez termina en empate o acuerdo, vence quien más puntos haya obtenido en boxeo. Si también, en este caso, queda en tablas el combate, ganará el jugador que haya utilizado las figuras negras en ajedrez.

De momento es un proyecto para públicos minoritarios, pero ya empieza a extenderse. Sin ir más lejos, en España, Antena 3 ya ha emitido una webserie sobre esta disciplina. Además, ya contamos con un buen representante, Daniel Lizarraga, un navarro que tiene en su palmarés varias victorias internacionales.

Más información en

http://wcbo.org/content/e14/index_sp.html

http://www.20minutos.es/noticia/695799/0/chessboxing/deporte/rey/


Luchar arriba y abajo del cuadrilátero

Ver una película de boxeo y que nos obliguen a apartar la vista las escenas dramáticas de la vida del boxeador más que los golpes arriba del cuadrilátero, puede ser una buena señal. Desde luego, no será una película que pecará por exceso de tópicos. The Fighter (El boxeador, luchador) narra la álgida historia real del boxeador Micky Ward (protagonizado por Mark Wahlberg) y su entrenador y medio hermano Dicky Eklund (por un Christian Bale que hace llorar con su realismo).

Ward pertenece a una familia que podría catalogarse fácilmente como el típico clan italiano: todos juntos de forma permanente e involucrados en las decisiones de todos y cada uno de sus miembros. Su madre, Alice Ward (Melissa Leo) también interviene en el entrenamiento de su hijo menor.

La historia incorpora ingredientes que hacen que el drama personal y familiar y el “detrás de escena” (en este caso el “detrás del ring”)  sea más impactante  que las propias peleas. Dicky Eklund es un ejemplo para su hermano ya que acumula trofeos y éxitos pero también arrastra con ellos una de las peores secuelas de la fama (mal llevada): la adicción a la droga. Eklund es un adicto al crack (las escenas de Bale consumiendo, fuera de sí, son de un realismo estremecedor) y de hecho, el director de la película nos introduce una y otra vez de forma magistral en un documental del HBO que quiere retratar la vida del “exboxeador adicto” para concienciar a la población no sin un sutil morbo y sensacionalismo que podría interpretarse como una también situl crítica a los medios.

El hermano menor sigue los consejos de su hermano y de su madre pero las consecutivas derrotas lo llevan a reflexionar hasta que la aparición de una mujer Charlene Fleming (Amy Adams), una ex atleta universitaria y ahora camarera que lo conduce a dejar a su familia para entrenar lejos de su familia.

Fruto de una pelea en la calle (que está a la orden del día por los efectos de la droga) Dicky cae en prisión donde lo reciben como a un héroe. En la cárcel televisan el desgarrador documental que empieza con risas y termina con un Dicky conmovido por su propia y fatal historia.

Una de las escenas más emocionantes, donde una vez más, el director nos “saca” de la película y nos mete en un canal de televisión deportivo que narra la pelea al mejor estilo de un videojuego, Micky empieza una pelea que augura la derrota desde el principio hasta que reacciona y recordando los consejos que le dio su hermano en una visita a la cárcel que también casi termina en pelea, Micky logra ganar por knock out

A partir de entonces y pese a la oposición inicial de Charlene, la familia vuelve a unirse y los esfuerzos se concentran en convertir al pequeño Dicky en la gran leyenda que fue su hermano cuya adicción lo sumerge en un laberinto que como tal, es de fácil entrada y difícil salida, pero que como buen luchador , no se rendirá fácilmente. De ahí que el nombre la película podría ser para cualquiera de los dos hermanos y aplicarse no tanto al deporte sino  a la lucha diaria que a todos nos toca enfrentar…


Inmortaliza Madrid

Tus mejores fotografías y relatos sobre los rincones únicos de esta ciudad

indios y vikingos

Real Madrid y Atlético de Madrid. Un foro de información y curiosidad para los aficionados de dos equipos históricamente enfrentados

Con estilo y a lo loco

La moda está de moda

Género Neutro

Una forma feminista de ver la ficción audiovisual

A %d blogueros les gusta esto: