Archivo de la etiqueta: deporte femenino

Sara Iturriaga: “Ojalá el fútbol sala sea algún día deporte olímpico”.

IMG_2007

Hoy, en Recovecos Deportivos, nos visita Sara Iturriaga Pérez, jugadora actual del Lacturale Orvina -equipo de la Primera División del fútbol sala femenino-, donde llegó al inicio de esta temporada procedente del Atlético de Madrid,- vigente campeón liguero- y con quién marcó 30 goles en la pasada campaña.

Nacida en Arnedo –La Rioja-, a sus 27 años cuenta con un extenso y brillante palmarés deportivo. Internacional  con la Selección Española de Fútbol Sala Femenino desde marzo de 2009, Sara tiene claro su sueño: “ser docente y que el fútbol sala sea algún día Deporte Olímpico y, puestos a pedir, que yo aún pueda participar”.

Bienvenida Sara. Si tuvieras que definirte en una frase, ¿cuál sería?

Me considero una persona muy luchadora, trabajadora, con mucho carácter, sociable y a quien “hago mío”, le intento dar todo.

¿Cómo es un día normal en la vida de Sara Iturriaga?

Me suelo levantar temprano, con un buen desayuno, hago un poco de Máster de Gestión Deportiva- una formación más que quiero tener- y después, entreno un poco de fuerza –y más ahora que acabo de salir de la lesión y necesito muscular-, pero también te digo: ojalá estuviera en un colegio o Instituto trabajando. Suelo comer a las 14 o 14:30 porque luego trabajo en la Fundación Osasuna con niños de Fútbol hasta las 18:30 y, a las 19:30, voy a entrenar hasta las 22 horas. Después me pongo “hielo” en casa, ceno y suelo ver alguna película en el piso con las compañeras y, cuando termina, a dormir pensando que al día siguiente habrá más y será mejor.

¿Qué hobbies tienes además del fútbol?

Me encanta estar con mi familia y si podemos coincidir, quedar con mis amigos de toda la vida, pues a los del fútbol les veo casi todos los días. Me gusta mucho la montaña, correr en ella, andar y, si mis lesiones me lo permiten, hacer snow. También me gustaría tener tiempo para jugar al frontenis, deporte que echaba mucho de menos en Madrid. Poco a poco, estoy cogiendo “cariño” al cine aunque reconozco que soy muy ansiosa y quiero saber que va pasar mucho antes.

¿Quiénes fueron tus ídolos deportivos –futbolísticos- en los inicios? ¿Y los no futbolísticos?

En mis inicios Roberto Carlos a nivel Mundial era uno de mis favoritos y a nivel de Fútbol Sala, Marga era mi referente a seguir. Cuando salí de la Rioja ya conocí más jugadoras como Mamen y Alicia y, en chicos, siempre he tenido muy claro que Jordi Torras es el mejor-sonríe-. Los no futbolísticos, tengo dos muy claros mi madre y mi hermana, pues son las mejores junto a mi padre, que siempre será un referente de buena persona. Los quiero mucho.

¿Cuál es el gol que has marcado que se te viene primero a la mente? ¿Y alguno que hayas visto y que te emocionase realmente?

El 3-2 para ganar la liga el año pasado con el Atlético de Madrid contra mi actual equipo, Lacturale Orvina

Además, y seguro que como a muchos españoles, el gol de Iniesta y su celebración para ganar el Mundial me emocionó y me sigue emocionando.

Marzo de 2009. Primera vez que te dan la oportunidad de ponerte la camiseta nacional. Cuéntame las sensaciones del antes, durante y después de aquellos días, ¿Qué te dijo el seleccionador español?

Al principio no podía parar de hablar con mi familia y amigos. Estaba súper alegre, pero a medida que se acercaba la fecha me iban temblando las piernas. Sin duda, es la mejor sensación como deportista. Es llegar a lo máximo, querer dar todo, querer poder dedicarlo cada segundo a los que han hecho que llegara ese momento. Es poder hacer el sueño de una madre. Después, lo más importante es tener la sensación de haber aprendido muchísimo, de querer compartirlo con todo el mundo y ver que mi equipo estaba muy feliz. El seleccionador me preguntó al principio qué tal, que si lo esperaba y, evidentemente, mi respuesta fue no. Acto seguido me dijo que estaba haciendo muy buen trabajo en el Pinto y que disfrutara e hiciera lo que era en mi equipo.

¿Cuál es el mejor consejo que te ha dado un entrenador?

El mejor consejo que me dieron hace tiempo fue de pequeña, cuando me dieron una patada y yo me levanté enseguida con rabia a golpear a quien me hizo la falta. De inmediato, el entrenador me sentó en el banquillo y me soltó una buena charla. Me sentó hasta que yo no fuera a pedir perdón a todos los del equipo y entrenador contrarios. Y más mayor, el mejor consejo que he tenido es: “puede ser la última vez que vivas esto” (César Álvarez).

¿Qué radiografía harías de tu equipo actual – Lacturale Orvina-?. A estas alturas de la temporada, ¿cuál es el objetivo del equipo?

El objetivo es entrar en copa, estar entre los 8 primeros, pero hay que conseguir un poquito más. Pienso que tenemos un equipazo, jugadoras que al entrenar con ellas te enseñan mucho, aunque está claro que somos muchas nuevas y el sistema de juego lo tenemos que madurar entre todas. Me gusta donde estoy y me encanta lo que estoy viviendo y aprendiendo este año.

¿Cuál ha sido el mejor entrenador/compañero/mejor jugador que has tenido?

El mejor entrenador ha sido Pedro Abab. Fue él, el que me educó deportivamente y el que me enseñó toda la base principal de este deporte, y estoy segura que sin ella no se llega a nada. Esto en la mayoría de clubes se está olvidando.

He tenido muy buenas compañeras, Bego, Isa García, Silvia, Nata, Lara, Leti, Anita, Isa… tengo que escribir casi todas con las que he compartido equipo, pues siempre me han tratado muy bien, con mucho cariño y preocupación. A Madrid me fui joven y allí me acogieron como si fuera de su familia.

La mejor jugadora actual para mi es Anita Luján, lo tiene todo y va madurando mucho en pequeños defectos como el tiro, pero es muy joven y ya es la mejor. Otra que me encanta es Isa García, no destaca pero hace mucho. Dos muy buenas compañeras y amigas.

Hace poco atravesaste momentos difíciles tras la lesión de rodilla. Sin duda, de los peores momentos en la trayectoria de cualquier deportista, pero busquemos el lado positivo, ¿qué se aprende en esos momentos?

Creo que ha sido uno de los momentos más duros como deportista que he vivido. Me he perdido 2 convocatorias de la Selección Española, una de ellas el Mundial y me ha costado mucho coger fuerza. Me he perdido el inicio de temporada con mi club nuevo, con grupo y sistema de juego nuevo y ahora estoy trabajando el triple para enterarme y coger el ritmo. He sentido sufrir a mi familia el día de la lesión y el día que tenía que abandonar la concentración.  Esa sensación es muy fea.

Con momentos así aprendes muchas cosas, y recuerdas otras tantas. Aprendes a trabajar duro sola; a querer más aún este deporte; a sufrir en la grada por tu equipo -cosa que nunca había vivido-. Aprendes a conocer tu cuerpo más aún, sus límites y necesidades y, lo más importante, recuerdas que hay mucha gente cuando realmente la necesitas. El papel de la familia tiene mayor valor y psicológicamente aumenta tu fuerza.

Una frase para esos niños y niñas que sueñan algún día en dedicarse profesionalmente al fútbol.

No tienen que imitar modelos televisivos sino que tienen que ser ellos mismos. Entrenar muy duro y haciendo caso de entrenadores realmente cualificados, que eduquen y entrenen, puesto que aún les queda mucho camino y si no consiguen ser profesionales, por lo menos que tengan buena base y puedan enseñar lo que a ellos les enseñaron de forma divertida y no profesional.

Eres licenciada en Ciencias de la Actividad Física y Diplomada en Magisterio de Educación Física. Y después del fútbol, ¿Qué?

Ahora estoy estudiando un Máster de Gestión y Organización Deportiva a la vez que preparándome la oposición para primaria. Después del Fútbol sala sueño con ser docente en colegio o en instituto y si no lo consiguiera, me gustaría dirigir una instalación deportiva o ser técnico deportivo de un ayuntamiento. Creo que éstos se tienen que renovar con gente joven y con ideas nuevas y ganas de moverse.

Preguntas cortas111111111111111111111111111111111

Un libro…Verónica decide Morir.

Una película…La vida es bella, Should we dance’.

Una comida…Arroz con Bogavante (lo comí el 6 de enero y sigo recordándolo).

Una canción…”A mi manera” versión de Siempre Así

Un equipo…Pinto FSF (desapareció pero lo recuerdo como si fuera ayer).

Una ciudad para vivir…Madrid.

Un deseo para este 2013…no tener lesiones.


Mis días en el fútbol universitario

Rocío Melcón de Asís, 22 años. Estudiante de Periodismo en la UCM.

¿Por qué vemos la universidad como algo aburrido? ¿Por qué afirmamos que es un lugar donde ir a calentar la silla y coger infinidad de apuntes? ¿Por qué en lo único que pensamos es en aprobar los exámenes a final de curso o en la pereza que nos dará ponernos a estudiar? Reflexionando sobre esto camino de la facultad, un amigo y yo nos paramos frente al campo de rugby. Un grupo de chicos estaba entrenando y nos dio cierta envidia. Imaginamos por un instante lo diferente que tendría que ser venir a la universidad sin pensar exclusivamente en lo académico. Cómo sería levantarse por la mañana y saber que tienes entrenamiento con tu equipo para preparar y afrontar el próximo partido. Lo divertido que sería conocer a otras personas, tener nuevos compañeros, hacer buenos amigos y, sobre todo, sentirse parte de un grupo o, mejor dicho, de una gran familia. Yo nunca había destacado en ningún deporte, aunque siempre me esforzaba al máximo. Pensé que si me inscribía en algún equipo de la universidad, el fútbol sería mi mejor opción. Desde pequeña siempre me ha gustado y disfruto mucho jugando.

Pancarta CC.Inf. Fuente: R. Melcón

‘Pancarta CC.Inf.’ Fuente: R. Melcón

Días después, por casualidades de la vida, vi varios carteles que anunciaban las pruebas para el equipo de fútbol sala femenino de Ciencias de la Información. Yo no estaba muy convencida y tenía miedo de presentarme, pero al final mis amigos me convencieron para intentarlo. ¿Por qué no? No tenía nada que perder. El día de la prueba acudí hecha un manojo de nervios, pero dispuesta a pasarlo bien. Para demostrar nuestras habilidades jugamos un breve partido aspirantes contra veteranas. Aunque rotábamos constantemente para ver cómo nos defendíamos en todas las posiciones, rápido se observaba en cuál destacábamos cada una. Finalmente, la capitana y algunas chicas hicieron la selección y entré en el equipo. Yo alternaría los puestos de ala derecha y cierre. No podía creer que me hubieran escogido, me sentía muy feliz y estaba convencida de que aprovecharía esta nueva oportunidad al máximo. Así comencé mi sueño, aunque sabía que sin esfuerzo no conseguiría recompensas.

Como tenía que mejorar técnicamente, no faltaba a ningún entrenamiento y esto suponía algunos sacrificios. Muchos días no comía hasta las cinco de la tarde, iba corriendo a todos los sitios y tuve que perderme varias clases.  Pero nada de eso importaba, yo me esforzaba por progresar, el clima con mis compañeras era inmejorable e incluso ¡teníamos entrenador! Los partidos oficiales llegaron y, con tantas jugadoras nuevas, el equipo no estaba preparado para competir. Sin embargo, las ganas y la ilusión hicieron que nos superáramos a nosotras mismas y no sufrimos demasiadas derrotas. Todas estábamos muy orgullosas de nuestro trabajo. De hecho, llegamos a situarnos terceras en la clasificación interuniversitaria.

'Durante un partido'. Fuente: R. Melcón

‘Durante un partido’. Fuente: R. Melcón

Sin embargo, como en todos los sueños, algún día hay que despertar. Nuestro entrenador se vio obligado a dejar el equipo y muchas de las chicas abandonaron por el estrés y agobio académico. Sumado a las importantes bajas, el tiempo cambió y el calendario oficial se vio afectado. Muchos partidos se aplazaron sin fijar una fecha para reanudarlos. Las nuevas fechas se publicaron sin que tuviéramos conciencia de ello. A nuestra capitana no le comunicaron los nuevos encuentros y, cuando nos enteramos, el equipo ya estaba descalificado por incomparecencia. Lo peor de todo es que descubrimos lo ocurrido mientras esperábamos en el campo a nuestras rivales para disputar el siguiente partido. Al no presentarse, hablamos con los coordinadores y nos comunicaron la mala noticia. Intentamos explicarles lo sucedido, pero ya no había marcha atrás. Ciencias de la Información quedaba descalificada por dos únicos partidos.

A pesar de este desenlace fatal, no me arrepiento de nada, fueron los mejores meses para mí. Conocí a mucha gente, hice amigos, disfruté jugando al fútbol y, lo más importante, descubrí que la universidad es mucho más que libros y exámenes.


Inmortaliza Madrid

Tus mejores fotografías y relatos sobre los rincones únicos de esta ciudad

indios y vikingos

Real Madrid y Atlético de Madrid. Un foro de información y curiosidad para los aficionados de dos equipos históricamente enfrentados

Con estilo y a lo loco

La moda está de moda

Género Neutro

Una forma feminista de ver la ficción audiovisual

A %d blogueros les gusta esto: